Miembros beneficiarios

Toda organización que desee beneficiar del apoyo de Philea debe convertirse en miembro adquiriendo una participación cuyo monto es de CHF 200.

Para los miembros que reciben apoyo financiero de Philea, el monto de las participaciones debe corresponder a 5% del monto del apoyo financiero pendiente.

Sus participaciones sirven para cubrir parte del riesgo de la financiación que otorga Philea.

Los miembros beneficiarios de Philea tienen la posibilidad de participar en las decisiones estratégicas de la cooperativa por medio de su derecho de voto en la Asamblea General, sobre la base de un voto por miembro, independientemente de la cantidad de participaciones que detenga.

Convertirse En Miembro

Interés por
Hacerse miembro
Solicitar un apoyo ou una financiación
Recibir información

 

La certificación Philos

Philea ha elaborado una metodología propia específica para analizar el riesgo de crédito y la incidencia social de las organizaciones que reciben su apoyo.

Esta metodología se elaboró con el objetivo de fomentar alianzas que satisfagan requisitos de seriedad y de evaluación de los riesgos asumidos y que al mismo tiempo ejerzan una alta incidencia social.

Los corresponsales locales utilizan esta metodología, que se actualiza cada año, para evaluar las solicitudes de financiación presentadas por los miembros beneficiarios.

Una vez examinada la solicitud, los miembros seleccionados reciben la certificación Philos.

El riesgo de crédito

Se analizan 6 riesgos:

    • Los riesgos externos
    • Los riesgos estratégicos
    • Los riesgos del mercado
  • Los riesgos relacionados con las actividades
  • Los riesgos operacionales
  • Los riesgos financieros

La medida y la ponderación de estos diferentes criterios permite evaluar el riesgo financiero que asume Philea en cada operación.

La medida de la incidencia social

Se evalúan 5 incidencias:

  • La gestión de los recursos humanos y las condiciones de trabajo: Salario decente, razón entre el salario más elevado y el salario más bajo, representación sindical, formación, etc.
  • La responsabilidad por los productos: Calidad, respeto de las normas, servicios de posventa, etc.
  • La incidencia en la sociedad: Creación de empleos locales, contribución a las finanzas públicas locales, integración de las poblaciones marginalizadas, etc.
  • La incidencia ambiental: Reducción de los factores externos negativos, tales como la contaminación y el ruido, ayuda a la reforestación, descontaminación, etc.
  • La transparencia: publicación de cuentas, respeto de las normas, evaluación externa, etc.

 

La medida de la incidencia social pone de relieve el aporte del miembro beneficiario a la sociedad y su desarrollo respetuoso de los principios de la economía social y solidaria.

Los puntos fuertes y débiles de estos análisis ponen de manifiesto los puntos que deben mejorarse o que exigen de los corresponsales locales una atención particular.

Por lo tanto, la medición de la incidencia social permite evaluar las necesidades de creación de capacidad y de apoyo técnico. Philea luego puede prestar apoyo para colmar estas necesidades en el marco de sus actividades no financieras.

La ONG ADISCO (Appui au Développement Intégral des Collines – Apoyo al Desarrollo Integral de las Colinas) es miembro de Philea desde 2012. Su misión consiste en apoyar el surgimiento de un movimiento social nacional capaz de asumir su propio desarrollo y de influir en las políticas a favor los sectores modestos de la población. En particular, intenta promover una mejor organización de las explotaciones agrícolas familiares. ADISCO trabaja en estrecha colaboración con los agricultores del país, en particular, con las pequeñas cooperativas de productores de café, cuya creación apoya.

En aquel entonces, los pequeños productores de café agrupados dentro de la Confederación Nacional de Asociaciones de Caficultores de Burundi (CNAC) se enfrentaban a la voluntad del Banco Mundial y del gobierno de Burundi de privatizar el sector cafetero. Las plantas de lavado y despulpado (primera etapa del procesamiento del café después de la cosecha), anteriormente administradas por empresas estatales se vendieron por licitación.

De hecho, las condiciones impuestas para la compra de las plantas de lavado y despulpado excluyen toda posibilidad de que los pequeños productores organizados en cooperativas las adquieran y por lo tanto de que controlen y administren de forma autónoma parte del proceso de transformación, lo cual les procuraría mejores precios de venta.

Posteriormente, ADISCO se asoció con Philea para establecer un mecanismo de garantía que permite la financiación, por intermedio de un banco local, de la adquisición e instalación de plantas de lavado de café para las cooperativas afiliadas a ADISCO, pasando así por alto a las multinacionales que compraron plantas estatales.

Desde 2012, esta financiación permitió a 15 cooperativas construir su propia planta de lavado de café e influir en las negociaciones con el gobierno y el Banco Mundial en el proceso de privatización del sector cafetero. Gracias a estas plantas, los precios propuestos a los miembros de las cooperativas mejoraron significativamente.

Además de su apoyo al sector cafetero, ADISCO desea promover los cultivos alimentarios como el maíz y la mandioca que permiten la subsistencia de los pequeños agricultores durante todo el año, a diferencia del café que produce ingresos sólo en el momento de la cosecha.

La financiación otorgada por Philea también permitió a las cooperativas financiar operaciones de almacenamiento de la producción alimentaria a fin de venderla a mejor precio durante los periodos de escasez.

A pesar de las dificultades relacionadas con la imprevisibilidad del clima y una situación política compleja caracterizada por una guerra civil latente y persistente, las pequeñas cooperativas apoyadas por ADISCO pudieron salir adelante.

Desde 2012, gracias a la alianza entre ADISCO y Philea, mejoraron las condiciones de vida de más de 5 300 hogares o alrededor de 33 400 personas.

Hoy, gracias a un proyecto financiado por la Federación Ginebrina de Cooperación (FGC) y administrado por Philea, ADISCO sigue apoyando a estas cooperativas emergentes por medio de la financiación de un apoyo técnico destinado en particular al etiquetado de los productos procesados y a su comercialización en los mercados locales.

En 2015, el trabajo de ADISCO fue galardonado con el “Premio Rey Baudouin para el Desarrollo en África”.